Alfonsín ganó la interna radical y apuesta a frenar el acuerdo con Macri

La lista de Alfonsín, que estuvo secundado por el ex intendente de Villa Gesell, Luis Baldo, se impuso en la mayoría de las secciones electorales, menos en la primera, donde ganó la lista de Salvador.

De esta forma, el diputado nacional mantendrá el control del estratégico distrito, actualmente en manos del alfonsinista ex gobernador Alejandro Armendariz, de cara a las elecciones generales del próximo año.

Alfonsín contó con el respaldo de dirigentes que responden al precandidato presidencial Julio Cobos, de la agrupación Morena -que agrupa a la mayoría de los legisladores provinciales y nacionales-, y de un importante número de intendentes.

En tanto, por la lista de Salvador, quien ya había ocupado la conducción provincial entre 2008 y 2010, trabajaron referentes partidarios cercanos al presidente del Comité Nacional, Ernesto Sanz, además de los históricos Leopoldo Moreau y Federico Storani, cercanos al Gobierno nacional.

La intención de Alfonsín (a quien muchos le recuerdan su fracasada alianza con Francisco De Narváez) al postularse a la presidencia de la UCR bonaerense es bloquear desde allí la posibilidad de un acuerdo con el PRO, impulsado por el sector de Sanz. “Nosotros queremos firmar UNEN, absolutamente. Representamos una opción frente a dos alternativas, más de lo mismo o volver a los ’90: el PRO y Frente Renovador”, dijo antes de los comicios.

Esta postura fue ratificada hoy por su principal aliado, el diputado Miguel Bazze. “A nivel nacional, planteamos que el Frente UNEN tiene que ser un frente limitado a los partidos que le dieron origen. Creemos que es un error plantear una alianza electoral entre UNEN y el PRO, porque pensamos distinto en problemas fundamentales como la relación del Estado y la economía”, dijo en diálogo con radio La Plata.

Es por eso que el triunfo de ayer es un mínimo alivio para los sectores del Frente Amplio Unen que rechazan el acuerdo con Mauricio Macri, como el propio Cobos, Hermes Binner, Margarita Stolbizer o Pino Solanas.

Sin embargo, la conducción nacional de la UCR responde a Sanz y éste no oculta sus deseos de aliarse con Macri, mucho más luego de la exitosa prueba piloto de ayer en la cordobesa Marcos Juárez, donde además de radicales y macristas confluyó Luis Juez.

“Hoy, mi misión es: fortalecer la UCR y UNEN y trabajar con la mente amplia para que esto el día de mañana pueda ser más incluso más amplio”, consideró Sanz días atrás. “Algunos radicales dicen: ‘no vamos a ir con tal o cual, o le ponemos límites’. Y es porque miran la vida con una cápite diminutio, la cápite diminutio de ir siempre de segundo y yo quiero ir primero”, agregó el senador mendocina en diálogo con Cadena 3, donde propuso la fórmula “Sanz-Macri”.

El éxito del acuerdo UCR-PRO en Marcos Juárez puede profundizar la presión de muchos referentes provinciales del radicalismo que necesitan de una alianza con el macrismo (o con el Frente Renovador en algunos casos) para poder ganar en sus territorios. No es el caso de la provincia de Buenos Aires donde esa posibilidad parece muy compleja, más aún con el triunfo de Alfonsín en el comité provincia.

Sergio Stadius

Periodista en Medios y Política. UBA.- Ex jefe de Prensa del IRAM, .Director Hurlingham en Positivo, de Revista LIDer /10ª año y d de E-lid 3.0- 4to año -